OPINIÓN | Lo que aprendí sobre la libertad en una celda venezolana de 2×2

admin

imageOPINIÓN | Lo que aprendí sobre la libertad en una celda venezolana de 2×2

Nota del editor: Leopoldo López es un político venezolano y líder de la oposición que fue encarcelado acusado de incitar a las protestas antigubernamentales.Es miembro del proyecto Frontlines of Freedom de la Renew Democracy Initiative.Las opiniones expresadas en este comentario son las del autor.

(CNN Español) — Para mucha gente, la libertad es un concepto abstracto.Es como respirar; no piensas en ella hasta que te falta el aire.

Lo mismo ocurre con la democracia.Demasiados votantes la dan por sentada, hasta el momento en que se dan cuenta de que es totalmente posible tener unas elecciones sin democracia, como en Cuba, Rusia, Irán y mi país natal, Venezuela.

Esto me quedó dolorosamente claro mientras estaba encarcelado por oposición política a la dictadura del presidente Nicolás Maduro.En una celda de 2×2 metros con una cerradura del tamaño de un ladrillo aprendí lo que era la libertad cuando no la tenía.

La Venezuela en la que nací en los años 70 era considerada la envidia de América: un país con una economía fuerte capaz de proporcionar prosperidad y oportunidades a casi todo el mundo.Los dirigentes venezolanos habían logrado construir este régimen de libertad tras la caída de la dictadura militar de Marcos Pérez Jiménez en 1958.

Entre los años 60 y 90, Venezuela fue «la excepción democrática» en América Latina, un título que todo venezolano llevaba con orgullo.

Mi país contaba con algunos de los mejores servicios públicos de la región durante esa época, incluyendo una prestigiosa red de escuelas y universidades y un sistema de salud que ayudó a erradicar la malaria en algunas partes del país en 1961, según certificó la Organización Mundial de la Salud (OMS), estatus que Venezuela ha perdido desde entonces.

Fue una época en la que muchos europeos y latinoamericanos querían emigrar a Venezuela para tener una vida mejor.

¿Existe la posibilidad de que la CPI archive la investigación de Venezuela? 1:33

Ahora, 22 años después de que comenzara la presidencia de Hugo Chávez y casi una década después de que Maduro tomara el poder en lo que creo que fueron unas elecciones presidenciales fraudulentas en 2013, Venezuela está atravesando la peor crisis de varios niveles del continente.La pobreza, la violencia, el hambre y la escasez de suministros cruciales son la nueva normalidad.

Una encuesta realizada en 2016 reveló que casi tres cuartas partes de la población perdieron involuntariamente una media de 8,6 kilos, y las salas de urgencias están desbordadas por los casos de niños gravemente desnutridos.

Los hospitales carecen de los equipos y las medicinas que necesitan para funcionar, dejando a las familias de todo el país en riesgo de morir sin acceso a tratamiento, una situación agravada por la pandemia de covid-19.Más de 6 millones de venezolanos han huido del país, muchos por miedo a la persecución o a la falta de oportunidades económicas.

¿Cómo hemos pasado de ser una isla de democracia a una dictadura rota? Creo que la respuesta es doble: en primer lugar, hemos sufrido una erosión de los elementos esenciales de la democracia.

Después de llegar a la presidencia en 1999, en el plazo de un año, Chávez cambió la constitución nacional y convocó unas «mega-elecciones» en las que fue investido para un mandato de seis años.Cambió la estructura política del país; llenó el Tribunal Supremo; tomó el control del Consejo Nacional Electoral; y etiquetó a los miembros críticos de la prensa libre como «enemigos de la patria».

En segundo lugar, esta erosión democrática fue recibida con una neutralidad inmoral por parte de las democracias del mundo.

Cuando los venezolanos estábamos perdiendo nuestras libertades, demasiada gente en la región creyó que nuestro problema no era también el suyo.Fui testigo de esta tragedia desde mi posición como político local.

Después de estudiar en el extranjero, en Estados Unidos, a principios de los años 90, volví a Venezuela y me presenté a un cargo público en el año 2000.Fui elegido y reelegido como alcalde de Chacao, un poderoso municipio de Caracas en el que viven casi 80.000 personas.Durante ocho años, demostramos que era posible servir democráticamente en un país que se dirigía en dirección contraria.

Eso cambió en 2008, cuando me inhabilitaron para presentarme como candidato a la gobernación de la ciudad de Caracas, a pesar de dos mandatos consecutivos exitosos como alcalde de Chacao y más del 70% de apoyo popular.

Bajo el mandato de Chávez, la Contraloría Nacional prohibió mi participación en cualquier proceso electoral bajo la acusación de corrupción e incorrección financiera, una prohibición que entró en vigor incluso antes de que se me acusara formalmente de estas falsas acusaciones.

La dura crítica de Macri a la oposición venezolana 1:51

Sin ningún lugar donde buscar justicia dentro de mi país, llevé mi caso a la Corte Interamericana de Derechos Humanos, y gané.

En respuesta, el régimen de Chávez retiró formalmente a Venezuela del sistema interamericano y, naturalmente, desestimó la sentencia a mi favor.

Al no poder ejercer, visité pueblos y ciudades de todo el país, desde la frontera colombiana hasta la costa atlántica.Quería demostrar que no era necesario ser una autoridad elegida para servir a nuestro pueblo.Lo que vi en ese viaje fueron venezolanos más que dispuestos a luchar por la libertad y la democracia.Esa experiencia me llevó, junto con otros líderes democráticos, a fundar el partido político Voluntad Popular, un movimiento nacional impregnado de activismo de base.

Cuando el sucesor de Chávez, Maduro, subió al poder en 2013, pregunté a nuestro movimiento: «¿Vivimos en una democracia o en una dictadura?».

Estuvimos de acuerdo en lo segundo.

Inspirados por la resistencia no violenta de todo el mundo, incluyendo la Revolución Naranja, la Primavera Árabe y los movimientos de derechos civiles de Estados Unidos, elegimos protestar pacíficamente contra el régimen de Maduro.

La respuesta del gobierno venezolano a nuestras manifestaciones fue despiadada, y sorprendentemente similar a lo que hemos visto denunciado en las calles de países de todo el mundo, desde Belarús hasta Nicaragua: brutalidad policial contra manifestantes pacíficos, detenciones arbitrarias y tortura de líderes de la oposición, manifestantes enviados al exilio y algunos asesinados, como ha documentado la ONU.

En febrero de 2014, Maduro ordenó mi detención y la de otros miembros de Voluntad Popular.A pesar de las críticas internacionales por mi detención arbitraria, fui procesado y condenado a casi 14 años tras un juicio controlado por la dictadura, un proceso que la ONU criticó por la falta de transparencia y la violación del debido proceso.Pasé más de tres años en una prisión militar, donde soporté torturas físicas y psicológicas.Cuando mi esposa y otros simpatizantes compartieron lo que me sucedía, el gobierno de Maduro negó los abusos.

Muchos se preguntan por qué Maduro sigue en el poder, a pesar de las masivas y continuas protestas.

La verdad es que está en el poder porque es un dictador, y la respuesta de su régimen ha sido la misma que la de otros: represión y encarcelamiento, la receta del dictador para mantenerse en el poder.

Quizás debamos entender que el autoritarismo es un fenómeno global.Los dictadores, de hecho, lo entienden muy bien.Forman alianzas políticas para protegerse internacionalmente y han desarrollado una política de represión transnacional para perseguir a quienes se les oponen.

Este es un problema global, y su solución debería ser también global.

Para lograr un cambio democrático en Venezuela, debemos formar parte de un esfuerzo más amplio y globalmente organizado.Esta idea es la que me convenció de arriesgar mi vida para escapar de mi país el año pasado y volver a instalarme en España: el deseo de formar parte de un frente internacional que ayude no solo al pueblo de Venezuela, sino a todos los que viven bajo regímenes autoritarios.

Leopoldo López

opinión

venezuela

Nota del editor: Leopoldo López es un político venezolano y líder de la oposición que fue encarcelado acusado de incitar a las protestas antigubernamentales.Es miembro del proyecto Frontlines of Freedom de la Renew Democracy Initiative.Las opiniones expresadas en este comentario son las del autor.

(CNN Español) — Para mucha gente, la libertad es un concepto abstracto.

Es como respirar; no piensas en ella hasta que te falta el aire.

Lo mismo ocurre con la democracia.Demasiados votantes la dan por sentada, hasta el momento en que se dan cuenta de que es totalmente posible tener unas elecciones sin democracia, como en Cuba, Rusia, Irán y mi país natal, Venezuela.

Esto me quedó dolorosamente claro mientras estaba encarcelado por oposición política a la dictadura del presidente Nicolás Maduro.En una celda de 2×2 metros con una cerradura del tamaño de un ladrillo aprendí lo que era la libertad cuando no la tenía.

La Venezuela en la que nací en los años 70 era considerada la envidia de América: un país con una economía fuerte capaz de proporcionar prosperidad y oportunidades a casi todo el mundo.Los dirigentes venezolanos habían logrado construir este régimen de libertad tras la caída de la dictadura militar de Marcos Pérez Jiménez en 1958.Entre los años 60 y 90, Venezuela fue «la excepción democrática» en América Latina, un título que todo venezolano llevaba con orgullo.

Mi país contaba con algunos de los mejores servicios públicos de la región durante esa época, incluyendo una prestigiosa red de escuelas y universidades y un sistema de salud que ayudó a erradicar la malaria en algunas partes del país en 1961, según certificó la Organización Mundial de la Salud (OMS), estatus que Venezuela ha perdido desde entonces.Fue una época en la que muchos europeos y latinoamericanos querían emigrar a Venezuela para tener una vida mejor.

Ahora, 22 años después de que comenzara la presidencia de Hugo Chávez y casi una década después de que Maduro tomara el poder en lo que creo que fueron unas elecciones presidenciales fraudulentas en 2013, Venezuela está atravesando la peor crisis de varios niveles del continente.La pobreza, la violencia, el hambre y la escasez de suministros cruciales son la nueva normalidad.

Una encuesta realizada en 2016 reveló que casi tres cuartas partes de la población perdieron involuntariamente una media de 8,6 kilos, y las salas de urgencias están desbordadas por los casos de niños gravemente desnutridos.

Los hospitales carecen de los equipos y las medicinas que necesitan para funcionar, dejando a las familias de todo el país en riesgo de morir sin acceso a tratamiento, una situación agravada por la pandemia de covid-19.Más de 6 millones de venezolanos han huido del país, muchos por miedo a la persecución o a la falta de oportunidades económicas.

¿Cómo hemos pasado de ser una isla de democracia a una dictadura rota? Creo que la respuesta es doble: en primer lugar, hemos sufrido una erosión de los elementos esenciales de la democracia.

Duque: Iván Márquez está en Venezuela protegido por el régimen de Nicolás Maduro

Después de llegar a la presidencia en 1999, en el plazo de un año, Chávez cambió la constitución nacional y convocó unas «mega-elecciones» en las que fue investido para un mandato de seis años.

Cambió la estructura política del país; llenó el Tribunal Supremo; tomó el control del Consejo Nacional Electoral; y etiquetó a los miembros críticos de la prensa libre como «enemigos de la patria».

En segundo lugar, esta erosión democrática fue recibida con una neutralidad inmoral por parte de las democracias del mundo.Cuando los venezolanos estábamos perdiendo nuestras libertades, demasiada gente en la región creyó que nuestro problema no era también el suyo.Fui testigo de esta tragedia desde mi posición como político local.

Después de estudiar en el extranjero, en Estados Unidos, a principios de los años 90, volví a Venezuela y me presenté a un cargo público en el año 2000.Fui elegido y reelegido como alcalde de Chacao, un poderoso municipio de Caracas en el que viven casi 80.000 personas.

Durante ocho años, demostramos que era posible servir democráticamente en un país que se dirigía en dirección contraria.

Eso cambió en 2008, cuando me inhabilitaron para presentarme como candidato a la gobernación de la ciudad de Caracas, a pesar de dos mandatos consecutivos exitosos como alcalde de Chacao y más del 70% de apoyo popular.

Bajo el mandato de Chávez, la Contraloría Nacional prohibió mi participación en cualquier proceso electoral bajo la acusación de corrupción e incorrección financiera, una prohibición que entró en vigor incluso antes de que se me acusara formalmente de estas falsas acusaciones.

La dura crítica de Macri a la oposición venezolana 1:51

Sin ningún lugar donde buscar justicia dentro de mi país, llevé mi caso a la Corte Interamericana de Derechos Humanos, y gané.

En respuesta, el régimen de Chávez retiró formalmente a Venezuela del sistema interamericano y, naturalmente, desestimó la sentencia a mi favor.

Al no poder ejercer, visité pueblos y ciudades de todo el país, desde la frontera colombiana hasta la costa atlántica.Quería demostrar que no era necesario ser una autoridad elegida para servir a nuestro pueblo.Lo que vi en ese viaje fueron venezolanos más que dispuestos a luchar por la libertad y la democracia.

Esa experiencia me llevó, junto con otros líderes democráticos, a fundar el partido político Voluntad Popular, un movimiento nacional impregnado de activismo de base.

Cuando el sucesor de Chávez, Maduro, subió al poder en 2013, pregunté a nuestro movimiento: «¿Vivimos en una democracia o en una dictadura?».Estuvimos de acuerdo en lo segundo.Inspirados por la resistencia no violenta de todo el mundo, incluyendo la Revolución Naranja, la Primavera Árabe y los movimientos de derechos civiles de Estados Unidos, elegimos protestar pacíficamente contra el régimen de Maduro.

La respuesta del gobierno venezolano a nuestras manifestaciones fue despiadada, y sorprendentemente similar a lo que hemos visto denunciado en las calles de países de todo el mundo, desde https://cnnespanol.cnn.com/2021/11/11/polonia-belarus-frontera-crisis-trax/?cid=external-feeds_wordpress_newsbreak hasta Nicaragua: brutalidad policial contra manifestantes pacíficos, detenciones arbitrarias y tortura de líderes de la oposición, manifestantes enviados al exilio y algunos asesinados, como ha documentado la ONU.

En febrero de 2014, Maduro ordenó mi detención y la de otros miembros de Voluntad Popular.A pesar de las críticas internacionales por mi detención arbitraria, fui procesado y condenado a casi 14 años tras un juicio controlado por la dictadura, un proceso que la ONU criticó por la falta de transparencia y la violación del debido proceso.Pasé más de tres años en una prisión militar, donde soporté torturas físicas y psicológicas.Cuando mi esposa y otros simpatizantes compartieron lo que me sucedía, el gobierno de Maduro negó los abusos.

Muchos se preguntan por qué Maduro sigue en el poder, a pesar de las masivas y continuas protestas.

La verdad es que está en el poder porque es un dictador, y la respuesta de su régimen ha sido la misma que la de otros: represión y encarcelamiento, la receta del dictador para mantenerse en el poder.

Cara a cara con Duque: Maduro es el dictador más oprobioso que haya visto América Latina en su historia reciente

Quizás debamos entender que el autoritarismo es un fenómeno global.Los dictadores, de hecho, lo entienden muy bien.

Forman alianzas políticas para protegerse internacionalmente y han desarrollado una política de represión transnacional para perseguir a quienes se les oponen.Este es un problema global, y su solución debería ser también global.

Para lograr un cambio democrático en Venezuela, debemos formar parte de un esfuerzo más amplio y globalmente organizado.Esta idea es la que me convenció de arriesgar mi vida para escapar de mi país el año pasado y volver a instalarme en España: el deseo de formar parte de un frente internacional que ayude no solo al pueblo de Venezuela, sino a todos los que viven bajo regímenes autoritarios.

Feedzy.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Next Post

Nativos del Chaco paraguayo celebran la llegada del agua potable

Nativos del Chaco paraguayo celebran la llegada del agua potable (CNN Español) — Comunidades indígenas del Chaco paraguayo celebraron este miércoles la llegada del servicio de agua potable, disponible por primera vez en la historia para esos territorios, informó el gobierno. En la aldea Samaria, donde se inauguró el sistema, […]
Nativos del Chaco paraguayo celebran la llegada del agua potable

Subscribe US Now